Monday, March 21, 2016

EL CONVENIO DE ROMA DE 1980, SOBRE LEY APLICABLE A LAS OBLIGACIONES CONTRACTUALES

El Convenio de Roma de 1980 que desplaza en su aplicación al art. 10. 5 del Cc, trata de proseguir la obra de unificación jurídica en el plano del derecho internacional privado contractual, a través del establecimiento de una serie de normas uniformes relativas a la ley aplicable a las obligaciones contractuales. En su art. 11.2 establece una serie de exclusiones en su aplicación como son:

a) Al estado y capacidad de las personas físicas

b) A las obligaciones contractuales relativas a: testamentos y sucesiones, regímenes matrimoniales, derecho de familia, parentesco, matrimonio y afinidad
http://www.vegetablegardener.com/profile/SelmaSuarez

c) Las obligaciones derivadas de las letras de cambio, cheques, pagarés y otros instrumentos negociables

d) Convenios de arbitraje y elección del foro
http://taylorswift.com/users/uVKCmCFc

e) Derecho de sociedades, asociaciones y personas jurídicas

f) Cuestiones relativas a los poderes de representación

g) A la constitución del trust
https://www.realtown.com/members/Cintia

h) A los contratos de seguro, cuando cubran riesgos situados dentro del ámbito de la unión europea y tampoco a los contratos de reaseguro

En su art. 31 establece el principio de libre elección de la ley aplicable; elección que puede ser expresa o tácita y que puede ser modificada posteriormente sin obstar a la validez del contrato, siempre que no perjudique a terceros. Esta libertad de elección no es ilimitada ya que en los casos en que el contrato presente algún vínculo estrecho con algún Estado, distinto del Estado cuyas leyes hayan elegido las partes, se aplicarán las disposiciones imperativas que se contemplan en el Convenio en los art. 31. 3 y 71.

El art. 41 define el concepto de vínculos más estrechos, que se configura en torno a la noción de prestación característica y la residencia o administración central del sujeto que la haya de desarrollar. En este sentido se parte de la presunción de que los vínculos más estrechos vienen determinados por el domicilio del sujeto que ha de efectuar la prestación característica, de forma que ese domicilio determinará que la ley aplicable sea la ley nacional de ese país. El criterio de vínculos más estrechos permite un tratamiento separado de diferentes partes del contrato, ya que cada una de ellas, singularmente considerada puede presentar un vínculo más estrecho distinto de los que presenta el contrato general.

Si el contrato se celebrare en el ejercicio de una actividad profesional por el sujeto contratante que ha de efectuar la prestación característica, entonces será la localización del establecimiento principal o secundario en donde se desarrollará la prestación el que determinará la ley aplicable.

El convenio contempla los contratos celebrados por los consumidores tanto sean contratos de consumo como contratos de financiación de los anteriores para los que establece dos grandes normas o principios:

1.- Limitación al derecho de elección de ley aplicable, ya que tal elección no podrá privar al consumidor de la protección que le deparen las leyes imperativas del país donde tenga su residencia habitual
http://forum.nisim.com/Topic22809-4-1.aspx

2.- Criterio subsidiario de determinación de ley aplicable para los casos en que no exista elección, en los que será la ley nacional del Estado de residencia habitual del consumidor

La ley aplicable regula todos los aspectos del contrato internacional que rige el consentimiento y validez, la forma, la interpretación, el cumplimiento y las consecuencias del incumplimiento, los diversos modos de extinción de las obligaciones etc.




No comments:

Post a Comment